Son muchas las dudas que se plantean en torno a la tributación de las prestaciones por incapacidad permanente. Con carácter general, las prestaciones económicas reconocidas por la Seguridad Social (viudedad, desempleo, jubilación…) tributan como rendimientos del trabajo en la base general del IRPF, con carácter general. Sin embargo, algunas de ellas están exentas.

Incapacidad permanente

La Ley General de la Seguridad Social (Real Decreto Legislativo 8/2015, de 30 de octubre), distingue cuatro supuestos de incapacidad permanente:

  • La incapacidad permanente parcial para la profesión habitual: no inferior al 33% en su rendimiento normal para dicha profesión, sin impedirle la realización de las tareas fundamentales de la misma. La prestación prevista para esta incapacidad consiste en una cantidad a tanto alzado.
  • La incapacidad permanente total para la profesión habitual: inhabilita al trabajador para realizar de todas o las fundamentales tareas propias de su profesión, siempre que puede dedicarse a otra distinta. La prestación prevista para esta incapacidad consiste en una pensión vitalicia, que puede excepcionalmente ser sustituida por una indemnización a tanto alzado cuando el beneficiario sea menor de sesenta años.
  • La incapacidad permanente absoluta para todo trabajo: inhabilita por completo al trabajador para toda profesión u oficio y la prestación prevista para esta incapacidad consiste en una pensión vitalicia.
  • La gran invalidez: referida a situaciones de incapacidad permanente absoluta en las que, además, como consecuencia de perdidas anatómicas o funcionales, es necesaria la asistencia de otra persona para realizar los actos más esenciales de la vida, tales como vestirse, desplazarse, comer o análogos. La prestación consiste en una pensión vitalicia, incrementándose su cuantía con un complemento, destinado a que la persona afectada por la gran invalidez pueda remunerar a la persona que le atiende.

De acuerdo con el artículo 7.f) de la Ley del IRPF, están exentas las prestaciones económicas reconocidas por la Seguridad Social o por las entidades que la sustituyan como consecuencia de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez.

También están exentas las mismas prestaciones cuando son reconocidas a los profesionales no integrados en el régimen especial de la Seguridad Social de los trabajadores autónomos por las mutualidades de previsión social que actúen como alternativas a dicho régimen.

En este caso la cuantía exenta tiene como límite el importe de la prestación máxima que reconozca la Seguridad Social por el concepto que corresponda. El exceso tributa como rendimiento del trabajo, entendiéndose producido, en caso de concurrencia de prestaciones de la Seguridad Social y de las mutualidades antes citadas, en las prestaciones de estas últimas

Tributan por tanto, como rendimientos de trabajo las pensiones de incapacidad permanente parcial o de incapacidad permanente total.

La prestación que se percibe por la incapacidad permanente parcial goza de una reducción del 30% en todo caso, sin necesidad de que el período de generación haya sido de 2 años.

Los complementos a las prestaciones de la Seguridad Social abonados por una empresa a un trabajador en situación de incapacidad permanente absoluta o gran invalidez, tributan plenamente en el IRPF, aun cuando estén previstos en convenio colectivo, ya se abonen en forma de renta o de capital. Sin embargo, si se abonan en forma de capital y se imputa a un único período impositivo, se califican como rendimiento notoriamente irregular y gozan de una reducción del 30%.

Asimismo, en virtud del artículo 7.f) de la Ley del IRPF, están exentas las pensiones por incapacidad permanente para el servicio de los funcionarios de las Administraciones Públicas, siempre que la lesión o enfermedad que hubiere sido causa de las mismas inhabilitare por completo al perceptor de la pensión para toda profesión u oficio.

En caso de duda, siempre es aconsejable contar con asesoramiento profesional. En Global Gest Asesores somos tu asesoría fiscal. Contamos con un equipo de profesionales con una dilatada experiencia que resolverá cualquier cuestión que puedas platearte en torno a este u otros aspectos fiscales.

 

Fuente: cincodias.elpais.com