El plan de pensiones puede servir de apoyo fiscal a los trabajadores autónomos ya que este tipo de planes permiten reducir la base imponible del IRPF.

Cuando se reduce la base imponible del IRPF, el tipo impositivo que se aplica será menor, en función de los ingresos declarados. Algo similar ocurrirá con el tipo marginal. Aunque el porcentaje no varíe, los impuestos que se pagarán sí serán más bajos al ser la base imponible inferior.

Los autónomos no podrán deducirse cualquier cantidad, ya que existen unos límites preestablecidos. A partir de 2021 el límite de deducción corresponde a un máximo de 2.000 euros al año o al 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo personal y de actividades económicas. Por su parte, hasta el año 2020 el límite era o de 8.000 euros anuales como máximo o el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo personal y de actividades económicas.

Aportaciones a favor del cónyuge

También hay otras formas de reducir la carga fiscal en los autónomos. Una de ellas es deducir las aportaciones a favor del cónyuge. Esto es solo en el caso de que éste no tenga rentas o perciba menos de 8.000 euros anuales. En esta situación, el límite será de 1.000 euros a partir del ejercicio fiscal de 2021. Hasta el año 2020, el límite era de 2.500 euros.

El autónomo también puede deducirse las primas que haya abonado por los seguros de salud propios o de miembros de su familia. La deducción máxima será de 500 euros anuales por cada miembro de la familia.

En el caso de los autónomos con trabajadores a su cargo, se podrán deducir la misma cuantía de las cantidades que ya ha pagado por estos mismos conceptos a favor de sus empleados.

Cuenta con una asesoría fiscal especializada en autónomos y pymes como Global Gest Asesores para llevar a cabo una adecuada planificación fiscal. Nuestro equipo de profesionales llevará a cabo un estudio personalizado encaminado a reducir, dentro de la legislación vigente, su carga impositiva.

 

Fuente: cincodias.elpais.com